Make your own free website on Tripod.com

MENÚ NAVIDEÑO

 

En el hemisferio sur, la Navidad está relacionada con cálidas noches, comidas al aire libre, frías, donde todo está preparado de antemano.
Lamentablemente no hay una tradición que pueda llamarse "argentina" para la comida Navideña, ya que son pocos los que esa noche se animan al asado y las empanadas.
Gracias a la gran inmigración italiana y española que recibió la Argentina, sobre todo a principios del siglo XX, los festejos navideños se vieron teñidos por las tradiciones que traían estos inmigrantes. De a poco ganó la cordura y desaparecieron las comidas calientes y pesadas, típicas del hemisferio Norte y, de a poco, se fue adaptando a los gustos y necesidades del clima.
Hoy en día, hay platos que no suelen faltar en una mesa navideña argentina: los piononos rellenos, tanto dulces como salados, el vitel toné, el pesceto frío, los fiambres, muchas ensaladas y variadas, teniendo un lugar de honor la ensalada Waldorf, al menos en nuestra familia. Para postres, no hay como el helado con ensalada de fruta para bajar los excesos y darle un toque fresco a la cena. Nosotros, con el tiempo, fuimos perdiendo la parte de la ensalada de fruta, porque eso de estar pelando y cortando  para tantos nos dejó de parecer gracioso.
Infaltables para antes de los brindis y después y la madrugada y el día siguiente y hasta que se terminen, son  los turrones de Alicante y Jijona, las peladillas y las garrapiñadas de almendras. El pan dulce o pannetone italiano es el remate ideal para acompañar la sidra. En esta parte es en donde nos olvidamos totalmente de que estamos en el hemisferio sur y que para esas fechas, el calor es cosa muy seria. Para mí, no hay placer mayúsculo que desayunar al día siguiente con café cargado y pan dulce. En nuestra familia no son un clásico las pasas de uva o las frutas abrillantadas. Yo soy fanática y sé que al abuelo Jorge también le gustan. Por ello, solemos tener dos versiones del pan dulce: con frutas y sin ellas. Pero siempre hay pan dulce. Con los años, los hermanos nos fuimos organizando de acuerdo a las competencias de cada uno para poder darle brillo y sabora la mesa navideña. Viviana era la encargada del vitel toné. Pato tiene una mano de diosa para comidas exóticas, agridulces o especiadas. A mí se me dan muy bien los piononos (especialmente porque en Buenos Aires se pueden comprar hechos los mismos, teniendo que ponerle empeño al relleno y el enrollado). Marta Elena solía preparar algún pesceto que luego se puede calentar rápidamente a la hora de servir, teniéndolo ya hecho. Las ensaladas corrían por cuenta de la casa, siendo la Waldorf, en ocasiones, preparada por Vivi o por Patry. Gaby y Fernando se ocupaban de los postres – helados de varios gustos en cantidades exageradas y Jorgito se esfuerza con las bebidas. Natalia preparaba el pan dulce alemán. Para ello hizo un curso en el Deustche Institut relacionado con platos festivos navideños. Los turrones y demases los íbamos poniendo entre todos.
Por lo general, la cantidad de comida era exagerada. Cada uno de nosotros llevaba manjares como para la totalidad de los comensales, de manera que había como para varios días. Eso fue algo que no logramos regular ni practicando. Pero el sino de esas fechas es el exceso y no queríamos quedarnos fuera de las estadísticas.
La tradición manda que se come tarde, de manera de estar terminando el postre un ratito antes de las 12, horario en que se sirven los turrones, panes dulces y se brinda, un ratito antes de que el delivery de Papá Noel, deje los regalos bajo el árbol, justo en el momento en que los chicos están en el jardín o en la calle viendo los fuegos artificiales (por eso nunca llegan a verlo...).

El árbol navideño de Núñez siempre fue algo descomunal. Al mudarnos a ese barrio, se compró un árbol blanco, totalmente blanco, como si estuviera nevado, al que los adornos y luces vestían maravillosamente. Debajo de él, Elenita aposentaba su pesebre de grandes dimensiones, muy completo, que ocupaba casi un cuarto del living. Y lo mejor de todo: los regalos debajo del árbol, que se iban amontonando en pilas infinitas. Luego de muchos años, compraron un árbol verde pero más grande, más ancho y alto que el blanco. Infinito en sus posibilidades de decoración, con el buen gusto de Naty y Jorge para comprar los adornos. Y se comenzaron a colocar botas bellísimas colgadas del mueble de madera de los discos. Una para cada niñito y una para cada perra.

Tengo que admitir que tuvimos navidades apoteósicas. La más, la del año 2000, en que una cañita voladora que supuestamente partió de nuestro patio de manos de uno de los chicos de Vivi, se prendió ardiendo en un pino de la casa del vecino. Como es de suponer, el pino comenzó a arder inmediatamente, con el agravante de que los vecinos no estaban en la casa. Con la máquina de agua a presión que papá tiene para limpiar paredes y suelos, José logró controlar el incendio antes de que llegaran los bomberos (quienes, parece, estaban corriendo de casa en casa apagando incendios varios). Otros vecinos se metieron en el jardín del pino y tiraban agua desde la piscina del vecino. El caso fue que llegaron las doce campanadas y nosotros estábamos todos empapados, muertos de risa y terminamos brindando con los bomberos. Se intentó que la abuela Juana permaneciese ajena a la hecatombe, de modo que alguno de los chicos la sentó de espaldas al ventanal del patio para que no viera la pirotecnia particular que habíamos organizado. La madre y la tía de Marina, quienes habían concurrido por primera vez a pasar unas navidades con nuestra familia, al ver el peligro que se corría, tomaron rápidamente sus carteritas y salieron a la calle a esperar lo peor.

Por suerte, los Córdobas somos gentes delirantes pero de bien. El incendio pudo controlarse, llegamos a tiempo para abrir los regalos y para brindar por los mejores deseos para todos y todas. Creo que ese día nos sentimos geniales. Eso sí… un poco hambrientos, ya que en medio del candombe, Martita levantó todos los platos y más de uno o una (como Lucía) se quedó sin terminar de cenar. Pero, quién nos quita lo bailado, verdad?

La vida y las decisiones personales nos fueron alejando de la casa familiar en las fechas clave. Las Navidades, en pocos años, se fueron vaciando de gente y manjares. Pero el recuerdo de ellos nos alimenta dulcemente todavía. Y siempre que podemos, volvemos a recrear, los que podemos, juntándonos en algún punto del planeta, la felicidad de estar juntos compartiendo la mesa y el arbolito.

Todos los hermanos y hermanas conservamos el espíritu festivo de la Navidad, cual fiesta pagana para regocijarnos viendo las caras al abrir los paquetes o brindando por tantas cosas, que, a veces, hasta parecería imposible que siquiera pudieran hacerse realidad en una mínima porción. Pero los Córdobas y sus descendientes somos empeñosos e insistentes. Algún día llegarán los deseos. Lo importante es estar juntos.

Así que ahora les digo: “Salud y Paz, hijos!”… no hay nada más importante que pedir.

 

Gaby posando delante del árbol blanco

 

Tarjeta navideña con Javier y Ezequiel, año 1980

Julieta, Matías, Juan Marcos y Lucía

Los abuelos Marta y Jorge con Ezequiel, Lucía, Juan Marcos, Javier, Julieta y Matías, luego de abrir los regalitos del árbol. Faltan Valentín y Anita, pero todavía no habían nacido.

 

Valentín y Juan Marcos en Núñez, poquito antes de mudarse a Ginebra

 

 

Anita en Munich


 

ENTRANTES

 

PIONONOS SALADOS

VITEL TONÉ

ENSALADA WALDORF

FIAMBRES SURTIDOS

MELÓN CON JAMÓN

 

PLATOS PRINCIPALES

 

POLLO CON ANANÁ Y ALMENDRAS

CARRÉ DE CERDO CON PURÉ DE MANZANAS

PESCETO AL HORNO

 

POSTRES 

ENSALADA DE FRUTAS

HELADOS DE VARIOS SABORES

TURRONES

PAN DULCE

 

  PIONONOS SALADOS

Masa básica (en el supuesto caso en que no se pudieran conseguir los piononos ya hechos) 

Ingredientes 

·       5 yemas
·       5 claras batidas a nieve
·       1 cucharada al ras de harina
·       1 cucharada de azúcar  
 
Preparación  
 
1.      Batir las yemas con el azúcar hasta que estén casi blancas. 
2.    Agregar la harina y las claras revolviendo suavemente.
3.    Volcar la preparación sobre una placa de horno previamente forrada con papel de aluminio o con papel manteca, enmantecado y enharinado.
4.    Cocinar en horno fuerte durante 8 minutos. 
5.    Retirar y desmoldar con mucho cuidado sobre una servilleta húmeda. 
 Rellenos
Versión 1º (ésta le encanta a Lucía)
- Untar la masa con mayonesa (con opción de agregarle a esta última huevo picado). A continuación, fetas de jamón o pavo cocido, luego queso en fetas y por último lechugas, de manera de cubrir toda la superficie. Arrollar y decorar untando con mayonesa por fuera, colocándole aceitunas y morrones a gusto.
Versión 2º (ésta es la predilecta del abuelo Jorge)
- Preparar una pasta untable con mayonesa, atún de lata y morrones cortaditos. Untar el pionono y arrollar. Decorar.

Versión 3º

- Preparar una pasta con queso roquefort y queso crema (puede ser del tipo Mendicrim, García, Philadelphia, etc.) Untar el pionono y luego arrollar, decorando por fuera a gusto.

-         

 

VITEL TONÉ

El plato estrella de la tía Vivi

 

Dado que la receta se la pedí vía correo electrónico a Viviana, prefiero esta vez romper con el esquema de este recetario para transcribir textualmente su mensaje. Y dice así:

Hola hermi, te cuento como lo hago a ojo: primero en una cacerola que allà era la essen lo doro un poco en aceite para sellar la carne pero no mucho porque sino queda costrita y no sirve. despuès le agrego agua con 2 cubitos de caldo de verdura knorr y lo dejo cocinar muy lento. Lo preparo el día anterior y lo dejo reposar en la heladera con el caldo.

Al día siguiente preparo una mezcla de mayonesa y crema para que no sea tan fuerte a la que le agrego atún al aceite y anchoas a ojo procesadas en la minipimer. Al atún le saco el aceite pero voy probando, empiezo con 6 anchoitas y según me parece le voy agregando más, incluso si está muy espesote le agrego un poco del aceite del atún. Cuando estoy conforme le meto el peceto finamente cortado previo a probar si está bien de sal y meto todo otra vez a la heladera. Espero te sirva.

También te mando uno más ortodoxo

Hoy no me acuerdo qué ni cual de los chicos pero me hizo un comentario sobre lo bien que lo pasaron cuando estuvieron y finalmente hoy vale se cambió de ropa porque hasta ayer tenía puesta la de Barcelona

Un besote y saludos a mi sobrina y sé que el 5 es tu cumple, ¿qué pensás hacer?

Otro beso”   Ginebra -  Enero de 2007

Y ahora viene la receta del “más ortodoxo”, casi diríamos el original, que publicara el diario Clarín.

Ingredientes

·   1 kg. de peceto

·       1 atadito de verduritas para caldo

·       sal y pimienta a gusto

·       24 filetes y extra para decorar de anchoas en aceite

·       400 grs. de atún al natural

·       100 grs. y extra para decorar de alcaparras

·       120 cms³ de vino blanco seco

·       200 grs. de mayonesa

·       400 cms² de crema de leche

Procedimiento

1. Quitar muy bien la grasa del peceto y, luego, hervirlo en una cacerola con abundante agua más las verduras, sal y pimienta, aproximadamente 1 hora.

2.  Dejarlo enfriar dentro del caldo.

3.  Retirarlo y cortarlo en rodajas finas.

4.  Para la salsa, procesar las anchoas con el atún (escurridos) y las alcaparras. Sumar el vino y procesar un poco más hasta obtener una pasta.

5.  Pasar la preparación a un bol, sumar la mayonesa y la crema.

6.  Acomodar la carne en una fuente y rociar con la crema de atún. Decorar con alcaparras y anchoas y llevar a la heladera.

 

ENSALADA WALDORF

Ingredientes

·   jugo de ½ limón
·       3 cucharadas de mayonesa
·       3 manzanas
·       3 cucharadas de crema de leche
·       50 grs. nueces peladas 
·       4 tazas de apio blanco
·       sal y pimienta a gusto
 
Procedimiento
1.     Limpiar el apio y cortarlo en rodajas no muy gruesas.
2.   Cortar las manzanas en daditos, rociarlas con jugo de limón y picar nueces en forma gruesa. 
3.   Colocar ésto en un bols y  mezclar la crema de leche con la mayonesa, salpimentar a gusto y agregar a la preparación anterior. 
4.   Dejar reposar unos minutos y a disfrutar.
 
 

TABLA DE FIAMBRES Y QUESOS SURTIDOS

Es casi evidente que la elección de los mismos queda reducida al gusto de los comensales. Las variedades que existen de fiambres y quesos de buena calidad y mejor sabor, es innegable. Así que este plato de entrada quedará a gusto y piaccere del consumidor y sus invitados. Es, además, un plato muy socorrido para aquellos comensales que renieguen de otros platos del menú. Un poco de pancito… unas fetas de buen fiambre y unos quesitos con buen vino, sacan del oprobio a cualquiera!

MELÓN CON JAMÓN

¡Qué bueno!!!! Esta entrada es refrescante y agradable a mi paladar!!!!! ¡QUIERO MÁS!

CARRÉ DE CERDO CON PURÉ DE MANZANAS

Ingredientes

·       1 carré de cerdo de 1 kilo

·       1 cucharada de mostaza

·       1 vaso de vino blanco seco

·       1 cucharada de aceite

·       3 manzanas verdes

·       sal y pimienta

Procedimiento

1.   Untar el carré con la mostaza, salpimentar y colocar en una fuente para horno.

2.  Rociar con el vino y el aceite y cocinar durante 20 minutos.

3.  Aparte, pelar y cortar las manzanas, colocar en una cacerola y cocinar a fuego mínimo, sin agua, hasta que se deshagan.

4.  Formar un puré y servir con el carré en tajadas.

 

PESCETO AL HORNO

Ingredientes

● 1 peceto de ternera de 1.300 Kg.
1 litro de agua
● 3 cucharadas de aceite
● 2 hojas de laurel
● pizca de pimienta
● 3 dientes de ajo
● 4 cebollas de verdeo
● 2 puerros
● 1 cucharadita de orégano
● 1 cucharada de ají molido
● 1 cucharada de tomillo

Procedimiento

1.   Quitarle la grasa del peceto y poner a dorar de ambos lados en el aceite caliente en una sartén.

2.  En una asadera onda colocar una capa de cebolla de verdeo, puerros, ajo y ají molido, hoja de laurel y el agua caliente. Colocar allí el peceto, cimentarlo y espolvoreado con el orégano y el tomillo.

3.  Llevarlo al horno caliente durante 20 minutos y luego rebajar el horno y darlo vuelta para que tome gusto de las verduras, debe cocinarse aproximadamente en 45 a 50 minutos, se pincha con un cuchillo y si sale sangre aun le falta tiempo de cocción.

4.  Para que no se quemen las verduras tapar con papel aluminio.

POSTRES 

Una imagen puede más que mil palabras

ENSALADA DE FRUTAS

HELADOS DE VARIOS SABORES

 

TURRONES

PAN DULCE